Los obispos del Pacífico y del Suroccidente dicen no a las fumigaciones, sí a la vida