Pacífico, 10 de mayo de 2021

COMUNICADO PÚBLICO

¡En Cali, urge esclarecer la verdad!

 

La Comisión Interétnica de la Verdad de la región Pacífico expresa su rechazo, dolor y tristeza ante el aleve ataque con armas de fuego que sufrió la Minga Indígena el día 9 de mayo en Cali, que dejó como resultado 10 indígenas heridos y en estado de gravedad a la compañera Daniela Soto.

El Consejo Regional Indígena del Cauca-CRIC niega la versión de la Policía, según la cual fueron llamados por ciudadanos porque “los indígenas estaban atacando con armas de fuego a la población y entrando a la fuerza a los conjuntos residenciales a hacer saqueos e incitando al terrorismo…”

Por su parte, el CRIC explica que la Minga Indígena ingresó al sector de Ciudad Jardín en Cali en un autobús tipo “chiva” para rescatar al mayor Harold Secue, quien “fue hostigado y retenido contra su voluntad por una turba que insistía con palabras discriminatorias contra las comunidades indígenas”.  Al llegar al sector la “chiva” fue atacada con armas de fuego, agresión a la que respondieron con sus bastones de mando y piedras.

Es preciso traer a colación que tal como lo han expresado los alcaldes de Jamundí y Calima Darién, estaban funcionando los corredores humanitarios mediante los cuales ingresaban alimentos, medicamentos, combustible, entre otros insumos a Cali y a municipios vecinos.

Rechazamos el racismo que salió a flote y es contrario a lo declarado en la Constitución Política de Colombia que reconoce al país como multiétnico y pluricultural. Los indígenas como ciudadanos colombianos pueden transitar libremente por todo el territorio nacional.

Le exigimos al presidente Duque que haga presencia en Cali para el diálogo directo con las comunidades y sectores sociales que protestan de manera pacífica, no por un momento, a media noche y en la base aérea. A su vez, urgimos a la institucionalidad estatal para que investigue y sancione a los responsables de los 47 homicidios acontecidos en el marco del Paro Nacional, de los cuales 39 son atribuidos a la Fuerza Pública, así como las 548 desapariciones, 936 detenciones arbitrarias, 12 casos de violencia sexual, entre otros atropellos reportados por organismos de Derechos Humanos.

Convocamos a la Comunidad Internacional a conformar una Comisión de Esclarecimiento sobre los hechos ocurridos desde el 28 de abril en Cali, para que no haya impunidad. Comisión de la que formen parte el “Relator de Naciones Unidas para Pueblos Indígenas” y el “Relator especial sobre las formas contemporáneas de racimos, discriminación social, xenofobia y formas conexas de intolerancia”.

Finalmente, solicitamos a los medios de comunicación nacional que informen de manera soportada, e imparcial, no a retazos ni con videos editados que refuerzan la estigmatización hacia los indígenas, y de manera injusta, equiparan su movilización pacífica a las actuaciones delincuenciales armadas. Destacamos que en el cumplimiento del deber ético y ciudadano el Congresista John Jairo Hoyos, haya dado sus declaraciones como testigo ocular de los hechos “cuando llego a mi casa empiezo a encontrar en las redes sociales una serie de videos que pretenden mostrar a los indígenas como los agresores, que fueron a tomarse los carros, causar daños y a agredir a las personas. Esto es totalmente falso, es una mentira, es una invención.”

Comisión Interétnica de la Verdad de la región Pacífico – CIVP

Link de descarga