El Pacífico ya construye su verdad