Alfredo Molano: «El Pacífico siempre ha sido un refugio»