Urgente llamado de la Iglesia por la creciente violencia en Quibdó