Región Pacífico: ¿Pacto para incumplir?