Llamado de la Diócesis de Buenaventura a ser artesanos del perdón