Con el asesinato de tres comuneros indígenas responde Gobierno Santos a la Minga Nacional